25
Wed, Apr

Comunitarios provincia Valverde afirman nuevas carreteras impactan en dinámica de comunidades

Cibao Central
Typography

Residentes de sectores aledaños a las carreteras Cruce de Guayacanes y Esperanza-Mao, en la provincia Valverde, afirmaron que han recibido un enorme e invaluable impacto económico, debido a la construcción y reconstrucción de estas vías y sus calles, que era un viejo reclamo de las distintas comunidades de la zona.

Tras destacar que se sienten “complacidos y cómodos viviendo en sus hogares, luego de estos trabajos”, se mostraron agradecidos del Presidente Danilo Medina y el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, por mejorar sus condiciones de vida de manera considerable con las ejecutorias.

La Carretera Esperanza-Mao, de 4.5 kilómetros de longitud, tiene una velocidad de diseño de 45 km por hora, y con un ancho promedio de 8 metros. Mientras que la carretera Cruce de Guayacanes, de 6.7 kilómetros, posee idéntica velocidad de diseño, y un ancho promedio 8 metros.

Los comunitarios explicaron que a través de esas carreteras son transportados todos los insumos que producen, desde productos agrícolas como plátanos, guineos, arroz, cigarros y otros. Asimismo, la ganadería y las mercancías elaboradas por las zonas francas de la zona.

Juan de Dios, residente en el barrio David, de Guayacanes, señaló que las obras han significado cambios a todos los ciudadanos, principalmente en el plano de la economía, y contribuido a la reducción de accidentes de tránsito.

Blanca Torres, ama de casa, dijo que la reconstrucción y asfaltado de las carreteras y calles de las comunidades era un anhelo de los comunitarios desde hace muchos años, ya que además de los inconvenientes que ocasionaban en el tránsito vehicular, el polvo de las vías enfermaba a niños y adultos.

“Tenemos la esperanza de que el Presidente Danilo Medina continuará con la construcción de obras a favor de nosotros los pobres, y muy bueno el trabajo que está desarrollando el Ministerio de Obras Públicas, esperamos que siga avanzando para que el país continúe hacia adelante”, indicó.

De su lado, Javier Jiménez, recordó que las carreteras Cruce de Guayacanes y Esperanza-Mao y calles aledañas “eran una especie de colador, ya que cuando transitaban sus vehículos caían en un hoyo ahora, y luego más adelante en otro”.

Juan Hernández (El Chino), quien vive en el barrio Tres, en Cruce de Guayacanes, dijo que producto de la reconstrucción de las dos importantes vías, el tránsito vehicular se ha incrementado, y fluye con mejor y más rapidez, disminuyendo el trayecto hacia los respectivos lugares.

“Nosotros que transitamos por estas calles, nos sentimos más cómodos, gracias al Presidente de la República y al ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo”, aseguró Manuel Fondeur, empleado privado.

En tanto que Franklin David Álvarez, residente en el barrio Aquino, dijo que las obras han cambiado la vida de sus ciudadanos, y que la mayoría de los barrios han sido asfaltados, y citó entre ellos Las Auyamas, Palimiro y Felipa.